06
Mar
07

Reseña: 52, semana cuarenta y tres – Una Tragedia Culinaria

por Arturo Sarmiento

¡ADVERTENCIA! La siguiente reseña contiene detalles sobre la trama que pueden arruinarte la experiencia de leer este número.

“¿Cuanto crees que este viaje va a durar, Osiris? No creo haber traído suficientes bocadillos”. Es el primer diálogo de este número, dicho por el goloso Sobek, el simpático y tímido amigo-mascota de Osiris. Y es también con estas líneas que se define el tema principal de este número: comer.


Utilizando un pasaje hacia la Roca de la Eternidad, Black Adam Junior intenta contactar con Captain Marvel en un esfuerzo por redimir lo que cree es la causa de la hambruna que azota su tierra natal de Kahndaq. Osiris ruega a la familia Marvel para que lo liberen de los poderes que le han sido otorgados y los cuales considera una maldición, la cual lo llevó al homicidio y finalmente a condenar a su tierra. Después de un pequeño enfrentamiento con Black Adam, quién lo había seguido acompañado de su esposa, Osiris acepta tomar responsabilidad por sus acciones y esforzarse por arreglar la situación

“En verdad podría ir por algo de hummus y cordero justo ahora” comenta Sobek, a lo que Isis responde alegremente “¡Oh, Sobek!”. Esperaba que la siguiente página mostrara a todos los Marvel riendo alegremente mientras Sobek tropezaba con una cubeta atorada en su cabeza, al mejor estilo Gleek, aliviando la tensión.

En vez de ello vemos como Animal man ha sido resucitado y reinsertado en la continuidad de la historia por los extraterrestres que le otorgaron sus poderes. Al encontrarse en medio del espacio y sin el equipo necesario para sobrevivir al vacío, Buddy se ve forzado a canalizar las habilidades de las criaturas que se encuentra más cercanas a él, los Devoradores de Soles.

“¿El renacer de Lady Styx?” dice un letrero en la portada de esté número. ¡Claro! ¿Por qué no? Después de todo esto es 52, donde todo personaje tiene derecho a revivir después de haber muerto hace pocos ejemplares. Styx intenta hacer una gran entrada y salir del vientre de su madre al mejor estilo “Alíen“, pero al final decide hacerlo de forma más natural, para evitar litigaciones innecesarias, es de suponer.

Finalmente, nos enteramos que Osiris solo fingía estar de acuerdo con Black Adam y aun desea deshacerse de sus poderes. Al revelárselo a Sobek este sugiere que diga en voz alta el nombre que le confiere o retira sus poderes, aunque le advierte que entonces no será capaz de caminar. Osiris lo acepta como una forma de penitencia y vuelve a su forma humana.

Es entonces cuando llegamos al clímax de este número y a uno de los momentos más cínicos y memorables de todo 52. Sobek hace lo que cualquier cocodrilo humanoide gigante haría al tener aun joven lisiado y semidesnudo en sus brazos (¡no, no lo viola! ¿qué clase de comic creen que es este? ¿Identity crisis?) Él lo devora.

Así DC decide terminar con un personaje que acaba de introducir recientemente y que, en opinión de varios fans, era uno de los más carismáticos y mejor diseñados. Es obvio que merecía una muerte violenta y terrible. Mientras tanto podemos esperar sentados a que se publique “Osiris Rebirth: Sobek’s reflux” o algo similar para traerlo de vuelta.

“Rrrrr. Ya no estoy tan hambriento” es el dialogo final. ¿Pero quién diablos es este Sobek?


1 Response to “Reseña: 52, semana cuarenta y tres – Una Tragedia Culinaria”


  1. junio 15, 2016 a las 8:14 am

    Everyone loves what you guys are up too. This kind of clever work
    and exposure! Keep up the awesome works guys I’ve incorporated you guys to my personal
    blogroll.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: