09
Jul
07

Reseña Black Canary 1

por Arturo Sarmiento

Historia: Tony Bedard
Arte: Paulo Siqueira y Amilton Santos

Este comic tiene varios de los elementos que forman un buen comic: una historia entretenida y con los pies en la tierra, la cual logra ser interesante sin darse grandes pretensiones o amenazar con la destrucción del universo; personajes carismáticos los cuales no desean más que una buena vida y que bien podrían ser personas comunes si no se dedicaran a ser vigilantes en trajes ridículos y con habilidades superiores a las del hombre ordinario; una traición y un buen villano.
El primer título de Balck Canary arranca con el pie derecho y logra establecer la base de la historia de forma simple, clara y entretenida.

¡ADVERTENCIA! La siguiente reseña contiene detalles sobre la trama que pueden arruinarte la experiencia de leer este número.

Los personajes principales de la historia cuentan con la ventaja de que son bien conocidos entre la base lectora de Dc comics. Los hemos conocido durante sus apariciones en otras series y sabemos acerca de sus cualidades y defectos, sin embargo esto no es razón para que los lectores que por primera vez están familiarizándose con ellos se sientan confundidos o desorientados. En las primeras páginas, a través de una remembranza, se nos presenta en forma resumida quienes son y que es lo que hacen, además de dejarnos ver que Dinah Lance y Oliver Queen son, dentro de la medida de lo posible, gente ordinaria que escapan de la mitificación de perfección que rodea a íconos como Superman o Batman.

Dinah, quién después nos enteramos es quién relata esta remembranza, le platica a Sin acerca de la primera misión que ella y Green Arrow realizaron juntos cuando les fue encomendado salvar al Primer ministro japonés de la Liga de Asesinos, la cual acudió a realizar su trabajo disfrazados como imitadores de Elvis. ¿Es esto extraño? Al parecer no, si es que estás en las Vegas. Esta es la ciudad donde todo puede suceder, lo cual parece darle a Oliver la idea de que podrá conquistar a Dinah usando sus mejores líneas y confesándole que siempre se ha sentido atraído por ella, pero la única respuesta que consigue de su parte es una revelación que se asemeja bastante a una cubeta de agua fría.

 

Ellos logran cumplir su misión exitosamente, derrotando a la liga y venciendo a un misterioso Elvis arquero que tiene una sospechosa barba de chivo. Todo esto le es relatado a Sin, la niña que ha sido adoptada como hermana por Black Canary para salvarla del entrenamiento brutal de la Liga de Asesinos. Dinah comenta que desde ese día hace diez años Oliver ha tratado de conquistarla y que por fin ha decidido pedirle que se case con ella (lo cual es un evento de mayor importancia en el Universo Dc… pero eso no es tan relevante aquí, de momento). Aunque ella asegura amar a Ollie, aún no le ha dado una respuesta ya que lo más importante para ella ahora es cuidar de su nueva hermana menor y brindarle una vida lo más normal posible.

Pero Sin no es una niña normal. A pesar de su buen corazón y el genuino interés que muestra por adaptarse a la vida urbana de los Estados Unidos, aún tiene que aprender a comportarse al rededor de los demás, lo cual nos queda muy claro después de ver la forma en que decide “jugar” con otros niños en el área infantil de un restaurante de comida rápida.

El alboroto causado en el restaurante hace más fácil para Craig Windrow el localizar a Black Canary. Él es el ex esposo de Dinah y ha venido a pedirle ayuda. Es el estereotipo de ex esposo-novio perdedor, el cual parece nunca alejarse de los problemas, que convive todo el tiempo con gente peligrosa y que siempre regresa con su antiguo amante con la cola entre las patas para pedir ayuda frente a un dilema que él solo no puede resolver. Si bien Craig cae dentro de este grupo de personajes, sus intenciones esta vez no son lo que parece.

Dinah rechaza ayudar a su antiguo esposo, aunque al último momento va en su rescate (¿que no siempre es así?). En agradecimiento, Craig le ofrece ayudarla para acomodar a Sin en una escuela donde pueda estar a salvo, esto gracias a sus conexiones. Ella acepta y decide quedarse en Star City, dispuesta a comenzar una nueva vida con Sin.

Al final nos enteramos de las verdaderas razones por las que Craig fue a pedir ayuda a Canary, aunque me parece un poco ingenuo que haya decidido traicionar a su ex-esposa a cambio de una pequeña fortuna ¿es en verdad un personaje tan simple? ¿Y quién es el que está jalando las cuerdas en toda esta farsa? Déjenme dar unas pistas: viste de negro, tiene una poco sana obsesión con Green Arrow y cualquier parafernalia suya, es arquero, se peina como Astroboy y tiene una elegante barba de chivo.

Bedard parece haber hecho un buen trabajo con este primer número y en verdad espero que mantenga el ritmo. No dudaría mucho del siguiente número, pero los números tres suelen ser los más difíciles en una serie que solo dura cuatro de ellos.

El arte de Siqueira es bueno, dinámico y moderno. Sea que tenga que ilustrar una pelea de veinte participantes, el interior de un restaurante o de un motel, su trabajo luce, sin miedo a mostrar fondos trabajados y completos, y sin incurrir en excesos de detalle que no sentarían bien en un título como este. Claro que siendo esta una historia acerca de una atractiva mujer que pelea contra el mal en un diminuto traje de cuero, chaqueta y medias de red, las escenas que se enfocan en su voluptuosa anatomía no se hacen extrañar. Pero Paulo Siqueira no es Ed Benes, y las veces que Black Canary decide arquear la espalda y sacar la cadera, casi parece que en realidad necesitaba hacerlo, aunque cuando el artista decide tomar más el estilo “cheesecake” se lanza sobre él, mostrando a la protagonista con una diminuta falta, micro ropa interior, o lo que no se puede describir más que como un “calzón chino”.

¿Puntos malos? Ninguno de importancia que se me ocurra de momento, a menos que detestes profundamente los clichés (en cuyo caso ¿que haces leyendo comics?). Lo que si encontré nefasto fue la intromisiva publicidad de Ball Park, quienes se toman ¡OCHO MALDITAS PAGINAS CONTINUAS DE ANUNCIOS! las cuales elaboraron junto con la revista Mad y que aparecieron en varias publicaciones de Dc en esta semana. Seguro, me agrada Mad tanto como a cualquiera (es decir, muy poco) pero si quisiera ver a Aragones y compañía… ¡compraría su maldita revista! Lo cual nunca hago. ¿Y que pasa con ese brazo que sale del estómago? Al verlo no me da hambre; me dan ganas de correr sollozando a un rincón y llamar a mi mamí.

Pero estoy divagando. Ve y compra Black Canary 1 o al menos hojéalo.

Anuncios

2 Responses to “Reseña Black Canary 1”


  1. 2 razt
    febrero 22, 2008 en 3:57 pm

    buen día, vid ya termino de publicar la guerra de la corporacion de sinestro y sus respectivas historias fuera de continuidad basadas en la misma guerra?


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: